Este sitio web usa cookies, puedes ver la política de cookies, aquí

¿Quien puede ser donante?

En la donación, no hay límites, no existen fronteras ya que la vida de muchas personas está pendiente de un trasplante. Todos podemos ser donantes desde cualquier edad (desde recién nacidos hasta los 70 o más) pero se requieren algunas condiciones mínimas para ser donante: Se debe gozar de buena salud hasta el momento de la donación (no pueden tener cáncer ni otras enfermedades infecciosas o de causa poco clara que se puedan trasmitir con la donación .

Todas las personas pueden encontrarse a lo largo de su vida en cualquiera de” los dos lados “. Por tanto , la voluntad de las personas que en vida decidan que después de su muerte sus órganos y tejidos salven o mejoren la vida de otros y hayan transmitido a sus familiares más directos dicha voluntad, ésta deberá ser respetada. Cuántos más donantes existan, mayor probabilidad de trasplantes habrá para una persona que se encuentra en situación de espera.

Los valores de la donación

La donación de órganos humanos debe ser voluntaria y requiere, además, que la persona donante manifieste su voluntad. La Ley (Ley 30/1979, del 27 de octubre) exige, además, que se den los requisitos siguientes:

  • El acto tiene que ser altruista. La donación tiene que procurar el bien ajeno, incluso, en detrimento del bien propio. Con esta finalidad terapéutica procurará favorecer la salud o las condiciones de vida de la persona que recibe el trasplante de un órgano.
  • La donación tiene que ser gratuita. No se permite que el donante, o cualquier otra persona física o jurídica, reciba ningún tipo de gratificación, ni se puede exigir a la persona receptora que pague un precio por el órgano trasplantado.
  • La donación no puede perseguir el lucro. No se puede producir un enriquecimiento a cargo de la extracción y posterior trasplante de uno o varios órganos humanos.
  • Se tiene que garantizar el anonimato. Tienen que mantenerse de manera completamente confidencial los datos de identificación del donante y de la persona receptora (anonimato), en el supuesto de que el donante sea un cadáver

Sin donantes no hay trasplantes

La donación de órganos  es quizás  uno de los actos de solidaridad humana más grande que se puedan dar,  una vez ya fallecido, es una decisión voluntaria, un acto de altruismo, sus  órganos puedan ser útiles para salvar otras vidas, Para muchas personas la única posibilidad de vivir se reduce a un trasplante de órgano, Actualmente en España se realizan los trasplantes de tejidos, de córnea, de tejido óseo y de médula ósea. En cuanto a órganos sólidos se trasplanta los pulmones, el  corazón, el  hígado y  los riñones.

DONAR  ES  DAR VIDA A OTRA VIDA